sábado, 6 de agosto de 2011

ANTECEDENTES DEL TDAH

El trastorno por déficit de atención y/o hiperactividad (TDAH) tiene sus inicios aproximadamente en el siglo XIX con Heinrich Hoffmann médico alemán quien en su obra Struwwelpeter  la cual consta de 10 historias breves que escribió en 1845 (Navarro, 2010: 25), en una de estas historias describe a Phil, un niño que presentaba claramente una sintomatología con el trastorno; tiempo después en Alemania Demoor en 1901 en sus obras de educación infantil dio el nombre de Corea  Mental a niños que presentaban cambios bruscos de ánimo, déficits en los mecanismos de inhibición conductual y atención sostenida (Navarro, 2010: 26), entre otras características.

En 1897 en Francia Bourneville describe en su libro sobre el tratamiento médico-pedagógico a niños con problemas a nivel cognitivo e intelectual, estos niños eran inquietos, desobedientes y no prestaban atención. En 1902 la pediatra inglés Still se dio a la tarea de describir las primeras conductas impulsivas, agresivas y de falta de atención, las cuales denomino como defectos de control moral.

Posteriormente en Francia Boncour en 1905 describe a los alumnos inestables como estudiantes con dificultades de aprendizaje por su incapacidad de poner atención; Bancour introdujo por primera ocasión el aspecto neuropsicológico de los trastornos específicos. Otra francés Dupré en 1909 considero la hiperactividad como algo constitucional de una manifestación de desequilibrio motor congénito. Durot en 1913 fue unos de primeros en deslindar los que es un síntoma de un síndrome, sostenía que la hiperactividad es un síntoma de los niños con retraso mental, anemia, alteraciones digestivas y otras enfermedades.

Ya en 1914 Heuyer con su tesis los niños anormales y los delincuentes juveniles donde atribuye a la hiperactividad como un síndrome, el cual tiene síntomas de déficit de atención, comportamiento perverso así como una tendencia hacia  la delincuencia. En el periodo de 1920 a 1930 Hohman, Khany y Cohen hacían énfasis en que el déficit de atención por parte de los niños se debía principalmente a una lesión cerebral.

En 1926 el francés Vermeylen propuso dos categorías de niños: los armónicos y los disarmónicos, en cual los niños con hiperactividad se encontraban dentro de los disarmónicos quienes tenían una baja concentración pero mayores aptitudes para la memoria, razonamiento e imaginación. Kramer y Pollnow en 1930 realizan una muestra de niños con problemas en el habla, distraídos e inquietud extrema llamando a estos síntomas trastorno Hipercinético el cual fue clasificado dentro de la psicosis infantil.

Ya en los años  de 1960 la mayoría de los investigadores estaban de acuerdo que el síntoma de hipercinético  no era precisamente una lesión cerebral, sino un daño cerebral  mínimo o difusión cerebral; termino que fue utilizado Clements y Peters.

A partir de 1970 la Asociación Americana de Psiquiatría en su Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, actualmente en su cuarta edición, así como la Organización Mundial de la Salud, en su décima revisión, sustituyen el término  disfunción cerebral mínima por el de  “Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad” (DSM-IV-TR) o el de “Trastornos Hipercinéticos” (CIE-10).


No hay comentarios:

Publicar un comentario